COVID-19. ¿Qué es y cómo evitarlo?

COVID1

En estos momentos estamos ante una situación sumamente difícil. El coronavirus o Covid-19 ha provocado una crisis sanitaria sin precedentes en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado esta crisis como una pandemia y países como España han empezado a establecer medidas para frenar su expansión. Pero, ¿qué es y cómo podemos protegernos de él?

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus son una familia de virus de origen desconocido que se descubrió en los años 60. Provocan distintos tipos de enfermedades, aunque la mayoría sin ninguna trascendencia, de hecho, la mayoría de personas contraen uno de estos virus a lo largo de su vida. 

El Coronavirus 2019-nCoV o Covid-19 se detectó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de China, Wohan. Desde entonces el aumento de nuevos infectados ha sido continuo y su transmisión se ha acelerado. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado esta situación, pandemia global. Hay personas infectadas en la mayoría de países y los profesionales sanitarios insisten en la necesidad de adquirir una serie de medidas preventivas y de control. 

Síntomas

  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Fiebre.
  • Dificultad para respirar (disnea).
  • Dolor de cabeza. 
  • Pérdida del sentido del olfato y del gusto. 
  • Manifestaciones en la piel.
  • Escalofríos y malestar general.
  • Obstrucción nasal, secreción y goteo. 
  • Problemas del habla. 
  • Dificultades para moverse. 
  • Dolor muscular (mialgia)
El cuadro clínico puede variar, desde la ausencia de síntomas hasta síntomas respiratorios leves o agudos. Este virus suele causar tos, fiebre y dificultades respiratorios, aunque también es frecuente que haya neumonía o registrar síntomas gastrointestinales. 

Prevención

Hasta la fecha no se dispone de vacuna para combatir contra el coronavirus. Por eso, es importante conocer cómo se transmite y cuáles son las medidas de prevención que hay que adoptar. 

Esta familia de virus se contagia por transmisión aérea, a través de unas gotas que producen los portadores cuando tosen, estornudan o hablan.

Las secreciones contienen partículas virales que pueden alcanzar personas cercanas o depositarse en objetos y superficies. Si alguien toca estas superficies y se lleva las manos a sus propios ojos, nariz o boca, el patógeno encuentra una vía y entra en el organismo. 

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar el contagio. Es conveniente mantener una distancia suficiente (mínimo 2 metros), lavarse las manos con frecuencia y llevar siempre mascarilla fuera del núcleo familiar.

Las medidas preventivas protegen especialmente a las personas mayores y que padecen diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tiene más riesgo de padecer esta enfermedad de modo grave.

Deja un comentario